CONTRATODO, Contra Netflix

“It’s a beautiful thing, the destruction of words.”

Contra Netflix

Después de mis años de auto-exilio me he dado cuenta, a base de burlas, que mi argot chilango ha envejecido junto conmigo. Ya no se dice: la neta del planeta, ahora es la Netflix.

Mis amigos lo dicen, peor a pesar de todo yo sigo “dando raite en la nave”, “preguntando por el toquín”, y “lanzarnos al reven”. Sin embargo la idea de estar en casa, relajándose y mirando lo que “la Netflix” tiene que ofrecer es una actividad cotidiana para muchos. Yo no tengo ese servicio, no me lo puedo permitir y lo encuentro un poco absurdo. ¿Pagar por algo que puedes tener gratis?, sé que mis relaciones morales con la propiedad privada son bastante discutibles desde el punto de vista capitalista. Pero ésta columna no se trata de eso.

“En la tele sólo salen los más idiotas” Mista sobre papel, 2004

El dato más aproximado que pude encontrar es que “la Netflix” tiene algo así como 50,000 películas. No encontré información sobre series y otras ofertas, la website me respondió que no van a responder a mis preguntas, pero que agradecen mis comentarios. Una forma muy educada de mandarme al carajo. Y es precisamente por eso que estoy en contra de “la Netflix”.

No es una rabieta gratuita, o bueno… ¡tal vez! Eso no quita mérito a mi razonamiento. ¿Qué pasa con las películas que no están en “la Netflix”?, ¿Existen películas fuera del contexto de “la Netflix”? Y que pasa con ellas?

Desde que el Internet empezo a existir hemos tenido la creencia de que toda la información existente está en internet, y es accesible a todos. Evidentemente ésto es falso, estamos pasando por una etapa de saturación de información, no existen filtros por los cuales dicha información debe o puede depurarse. Internet tiene toda la información que puedas esperar, y posiblemente más, y por más me refiero a esa gente que cree que las vacunas son una treta de los illuminati para conquistar el mundo y que los lagartos puedan regresar en sus ovnis a dominar el planeta plano en el que nos sembraron. ¿Qué es lo que ha hecho internet para colaborar con esas redes de desinformación? Es fácil, internet ha facilitado que la información fluya constantemente y sin filtros, eso ha provocado la anonimosidad de la ignorancia, así como la desinformación, a la gente no le da vergüenza escribir alguna tontería, pues el internet es anónimo y con ello se desvanece la pena. Sin embargo, si nos pensamos desde la lucha de clases, la desinformación e ignorancia sólo convienen a la clase dominante. Pues el problema no es que la información éste o no allí, es la habilidad del usuario para dar con información fidedigna. Esas habilidades se ha perdido. Si destruimos las letras, no habrá forma de comunicarse, pero ¿qué tal si saturamos de esa información?, ¿qué beneficios tiene el saturar de falsa información?

Dog Bed, Lápiz conté sobre papel. 2011, Londres, Reino Unido.

Después de la Segunda Guerra Mundial[1] , la recién creada CIA explicó que el flujo de información que existía desde la URSS hacia Francia generaba una extrema simpatía por el marxismo, y que éste debía combatirse. La CIA creo el Congreso de la Libertad Cultural (Sanders, 1999), que se convirtió en un filtro de información. Eran los agentes Stephen Spender, Nicolas Nabokov, Irving Kristol y Arthur Schlesinger Jr, los responsables de definir qué era lo que la gente debía poder mirar de lo que se producía del otro lado de la cortina de hierro, eran los responsable de proteger a occidente, del pensamiento maléfico y criminal de otros mundos existentes. Eran ellos los que definieron esos campos de batalla de la censura por omisión, no existe censura Estatal porque simplemente la “otra parte” no existe, no está presente. Lo que hizo la CIA con la información fue negar su existencia, lo mismo que hizo después durante los golpes militares en America Latina y es algo que hasta la fecha pasa con los Desaparecidos, estaban allí y de pronto ya no lo están, la negación y remoción de la existencia. Eso se hizo con la información y con muchísimas formas artísticas. Piensa un poco en las bellezas del Brutalismo, negado totalmente por occidente hasta ahora, ver una de esas extraordinarias piezas de arte, imponentes, gigantes, magnificas… para mostrar la grandeza del sistema económico socialista, que siguen en pie en Bulgaria, Croacia, Bosnia, Kosovo, Ucrania, por mencionar algunos. Tachados hace 50 años de propaganda y como algo feo, hoy pregunto ¿Qué función tiene el Museo Soumaya, si no es precisamente presumirle al mundo la riqueza de Carlos Slim? Son exactamente lo mismo: propaganda.

Te has preguntado alguna vez, ¿qué pasa con las películas que se producen y que no están en “la Netflix”?, ¿Que posibilidades tiene un director de cine de tener ingresos y audiencia si no cuenta con el apoyo de “la Netflix”?, Sin darnos cuenta, seguimos permitiendo que otros filtren la información por nosotros, y no sólo eso, ¡Les pagamos por ello! Además le pagas a un grupo de gente que tiene un interés economico-político en que veas lo que ellos quieren que veas. Pagas por ser adoctrinado.

Exercises to be nice, tinta sobre papel, Londres, 2015

Estoy en contra de Netflix porque estoy en contra de que se menosprecie mi capacidad intelectual, mi capacidad para decidir, buscar y encontrar. Claro habrá quien diga que han seleccionado lo mejor, que las películas que no están allí son malas, que “la Netflix” es un gran esfuerzo… y es posible que tengan razón, la posibilidad existe, pero yo quiero poder ver películas malas, quiero ver películas hechas con mil dolares estadounidenses en Uganda, quiero ver las series originales y experimentales de una escuela de arte en Indonesia, no las copias que hicieron los yankees, quiero poder tener un margen para decir ésto me gusta y ésto no, quiero ser yo quien juzgue, quiero generar mis propios juicios de valor. Quiero que se me respete como ser pensante y capaz de decidir.

La conclusión es que Netflix no es “la Netflix”.

Pablo Angel Lugo

Londres, 12 de Octubre, 2018

--

--

Chilango and Londoner contemporary artist, E.T. syndrome that means that one day after the PhD he will go back home, now he has to figure out where home is.

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Pablo Angel Lugo

Pablo Angel Lugo

Chilango and Londoner contemporary artist, E.T. syndrome that means that one day after the PhD he will go back home, now he has to figure out where home is.